La Nueva Ruta de la Seda: El proyecto que renovará el Asia Central

Jhonatan José Soto Aguirre
Comisionado de Investigación

A mediados del siglo II A.C, la dinastía Han estableció rutas comerciales que se extendían desde Chang’an (llamada Xi’an en la actualidad) hasta el Sudeste Asiático, Asia Central, India, el Medio Oriente y Europa. La Ruta de la Seda, cuyo nombre se debe al comercio del preciado bien, fue una gran red de comercio que se fue extendiendo con el paso del tiempo. Es pertinente señalar que es gracias a esta gran red de comunicación que muchos avances científicos y tecnológicos se pudieron expandir por todo todo el mundo. Así, por ejemplo, la pólvora fue inventada en China y fue posteriormente usada y mejorada por los europeos en el siglo XV.

Sin embargo, el desarrollo comercial no fue lineal, a comienzos del siglo XIII, la fluidez del comercio fue interrumpida por acontecimientos regionales y globales. Las invasiones mongolas del siglo XIII interrumpieron el comercio en el Asia Central y el Medio Oriente. Además, la destrucción de ciudades como Bagdad o la devastación que surgió en Persia, Siria y China, dificultaron el intercambio comercial, pues las rutas quedaron desprotegidas y las caravanas tuvieron que encontrar otros medios para poder llevar a cabo sus travesías. Más tarde, la unificación de esas tierras bajo el dominio mongol tuvo como consecuencia la mejoría en la seguridad y la infraestructura de las rutas comerciales, pero este periodo fue interrumpido por una gran catástrofe mundial. La peste negra o bubónica arrasó por toda Europa, Asia y el Norte de África, ocasionando la muerte de millones de personas. Esta enfermedad fue transmitida por las pulgas de las ratas que se encontraban en las embarcaciones que cruzaban por el mediterráneo y por las rutas comerciales en Asia y el Medio Oriente (Lawler 2006).

Esta calamidad ocasionó que la Ruta de la Seda fuese dejada de lado, optándose por un comercio local o regional; además, con la desintegración del imperio mongol y sus sucesores, la Ruta de la Seda se volvió más peligrosa y no volvería a ser segura hasta el siglo XVI.  Habría que decir también, que el descubrimiento de nuevas rutas marítimas hacia la India y América llevó a que la ruta perdiera relevancia, consolidándose como una vía de segundo plano en el comercio mundial.

El 7 de septiembre de 2013, durante una visita de estado a la República de Kazajistán, el Presidente de la República Popular China, Xi Jinping, mencionó durante su discurso que la política exterior del gobierno chino busca una mejor cooperación con sus vecinos, poniendo énfasis en los países de Asia Central. Por tal motivo propuso la construcción del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda. El objetivo de este megaproyecto es el de mejorar las condiciones económicas de los países de la región y además, beneficiar a las personas que habitan a lo largo del trayecto de la Nueva Ruta de la Seda (Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular de China 2013). Estos cambios buscan la creación y optimización de la infraestructura de los países de la región, como: del sistema ferroviario, tuberías energéticas, mejoramiento de las carreteras, entre otros.

“Si los puentes, las tuberías y los ferrocarriles son las arterias del mundo moderno, entonces China se posiciona como su corazón latente” (Fan, 2018). Efectivamente, China ha tomado la iniciativa con la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, apuntando en el 2015 con un capital inicial de 100 mil millones de dólares. El fin de esta institución financiera internacional, es la de financiar proyectos de infraestructura en toda Asia. De igual manera, la cooperación económica no solo mejoraría las relaciones entre los países del Asia Central y China, sino que sería una gran oportunidad para los países del Sudeste Asiático y del Medio Oriente, quienes también están en la mira de China para unirse al proyecto.

Además de una vía terrestre que unirá el Oriente con Europa, la Nueva Ruta de la Seda abarcará una vía marítima que unirá el Sudeste Asiático, India, África y el Medio Oriente. De esta manera, se reducirá el tiempo en transportar la mercadería desde Asia hasta Europa de 36 días a 16 días, mediante la vía marítima, y menos de una semana con las nuevas vías ferroviarias, que a su vez cuentan con trenes de alta velocidad (Martí, 2017).

La nueva política de integración económica regional china, ha llevado a que Estados Unidos proponga un proyecto que busque también la integración en la región, pero bajo el liderazgo estadounidense. En el 2014, William J. Burns, el entonces Subsecretario de Estado, señaló que una de las políticas exteriores de los Estados Unidos en Asia Central, es la construcción de un mercado energético regional; abasteciendo a la India, Pakistán, Afganistán y Turkmenistán (Burns, 2014). Sin embargo, el proyecto energético ha presentado problemas como la dificultad de asegurar inversores que apuesten por esta idea (McBride, 2015). 

Frente a esta situación la Federación Rusa ha mostrado interés por participar en el proyecto de la Nueva Ruta de la Seda, aunque con cierta prudencia. La expansión china hacia la región centroasiática ha puesto en duda el liderazgo que Rusia ha deseado proyectar en esa región. La creación de la Unión Económica Euroasiática en el 2014, buscaba integrar a las antiguas repúblicas soviéticas del Asia Central con Rusia y constituir un gran bloque económico. Sin embargo, esta situación no niega una posible cooperación entre China y Rusia en la región. Para que este gran sistema de transporte pueda llegar a Europa es necesario usar el sistema ferroviario que va desde el Océano Pacífico, cruzando las estepas y llegando hasta las puertas de Europa: el Ferrocarril Transiberiano.

El uso de este sistema de ferrocarriles facilitaría el comercio entre China, Rusia y Europa. En el Primer Foro Internacional sobre la Nueva Ruta de la Seda, llevado a cabo el 14 y 15 de Mayo de 2017, donde asistieron líderes de más de 70 estados, el Presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, señaló que el proteccionismo que ha surgido en lo últimos años por el mundo es una amenaza a la economía global, por lo que proyectos como la Nueva Ruta de la Seda son un esfuerzo para que la globalización siga creciendo (DW 2017).

Para Rusia, la materialización de la Nueva Ruta de la Seda llevaría a un crecimiento económico y la oportunidad de establecer buenas relaciones con China. Si bien ambos países compiten actualmente por extender su esfera de influencia, la construcción de este megaproyecto traería beneficios económicos y mostraría una nueva faceta de las dos potencias ante el mundo: ser los nuevos líderes de la globalización frente al constante aislamiento de los Estados Unidos en los últimos años.

Bibliografía:
1. Burns, William J. (23 de Setiembre de 2014). Deputy Secretary of State William J. Burns on Economic Connectivity in Central Asia. New York, EU.: Asia Society. Recuperado en https://asiasociety.org/policy-institute/deputy-secretary-state-william-j-burns-economic-connectivity-central-asia1.
2. DW. (14 de Mayo de 2017). China’s new Silk Road Summit open with major funding vision. Bonn, Alemania.: DW Made for minds. Recuperado en http://www.dw.com/en/chinas-new-silk-road-summit-opens-with-major-funding-vision/a-38832424
3. Fan, Jiayang. (8 de Enero de 2018). A New Silk Road. New York, EU.: The New Yorker. Recuperado en https://www.newyorker.com/magazine/2018/01/08/a-new-silk-road
4. Lawler, Andrew. (2006). How Europe exported the Black Death. New York, EU.: Science Magazine. Recuperado de http://www.sciencemag.org/news/2016/04/how-europe-exported-black-death
5. Martí, Guillem. (01 de Marzo de 2017). La Nueva Ruta de la Seda. Ciudad de México, México.: Milenio. Recuperado en http://www.milenio.com/opinion/guillem-marti/cruzando-el-charco/la-nueva-ruta-de-la-seda
6. McBride, James. (22 de Mayo de 2015). Building the New Silk Road. New York, EU.: Council on Foreign Relations. Recuperado en https://www.cfr.org/backgrounder/building-new-silk-road
7. Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular de China. (7 de Setiembre de 2013). President Xi Jinping delivers important speech and proposes to build a Silk Road Economic Belt with Central Asian countries. Beijín, China.: Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular de China. Recuperado en http://www.fmprc.gov.cn/mfa_eng/topics_665678/xjpfwzysiesgjtfhshzzfh_665686/t1076334.shtml