El mundo según Rusia

Abril Garcia
Comisionada de Investigación

El mundo según Rusia:
los elementos principales del discurso en la política exterior rusa

Una mirada a las fases de política exterior rusa

De manera general, se puede decir que la política exterior rusa ha pasado por dos grandes períodos desde la disolución de la Unión Soviética.

El primer periodo, desde 1991 hasta el 2007, estuvo marcado por una postura pro-Occidental. En la década de los 90s la Federación de Rusia tuvo que hacer frente a un contexto complicado que incluía la reducción de su territorio, crisis económica, gran descontento social y falta de países aliados. Por ello, la diplomacia rusa decidió seguir la pauta marcada por Occidente, especialmente de Estados Unidos, en pos de recibir apoyo de este, así como obtener la ayuda del Fondo Monetario Internacional para llevar a cabo reformas de mercado. Desde 1991 hasta 1996, el presidente Yeltsin y su ministro de relaciones exteriores, Kozyrev, siguieron una política atlantista, aspirando a que Rusia y Occidente lograran tener una relación de aliados y no solo de socios. A mediados de dicha década la falla de las reformas neoliberales y el deterioro de la situación social ayudó a fortalecer la posición  de quienes abogaban por una política exterior más independiente, que respondiera a los intereses de Rusia sin dejar de lado la relación con Occidente. Estas ideas se vieron plasmadas en la política exterior que se siguió a partir de 1996 con el nombramiento de Primakov como ministro de relaciones exteriores para el segundo gobierno de Yeltsin (Zonova y Reindhart, 2014).

Durante los dos primeros periodos de gobierno de Putin (del 2000 al 2008) la política pro-occidental continuó aunque basada en una relación más pragmática y desideologizada, con énfasis en la cooperación para mantener la seguridad mundial. Sin embargo, la continua política unilateral de Occidente abrió mayores espacios para la crítica y el crecimiento de un sentimiento anti-occidental en Rusia. El segundo periodo de  la política exterior fue inaugurado por el discurso de Putin en Múnich en febrero del 2007. La desilusión de este país con los resultados de su política exterior previa se centró en que, pese a los esfuerzos, Occidente no extendió a Rusia un trato de aliados de igual a igual y por el contrario aplicó una política de contención que fue percibida como una amenaza a los intereses y la seguridad rusos, especialmente por la expansión de la OTAN hacia el espacio ex-soviético (Lukyanov, 2010; Zonova y Reindhart, 2014). La política exterior pasó de un intento de integración bajo las reglas de juego occidentales hacia una política más abierta y diversa, persiguiendo relaciones mutuamente beneficiosas con otros actores internacionales en diferentes regiones (Lukyanov, 2010) guiadas por el interés nacional ruso, especialmente la necesidad de preservar su seguridad, y su ambición de restablecer su posición como potencia en el mundo. Desde entonces y hasta ahora, la diplomacia rusa se volvió cada vez más asertiva, enfatizando la necesidad de que Rusia, en su rol de potencia, tome un papel más activo en la estructuración del sistema internacional.

El discurso oficial: elementos principales

El documento oficial que plasma las líneas que sigue la política exterior rusa es el Concepto de Política Exterior de la Federación de Rusia, el cual es aprobado por el presidente al inicio de su mandato o según la coyuntura internacional. Desde el 2000 hasta la fecha se han aprobado cuatro Conceptos de Política Exterior (2000, 2008, 2013 y 2016). En cada documento se detallan los principales objetivos de la política exterior, la visión del mundo que tiene Rusia, sus principales prioridades en el sistema internacional, sus intereses regionales y la implementación de su política. A lo largo de los años estos documentos, han mantenido constantes las ideas que expresan cómo es que Rusia entiende el sistema internacional, respecto a lo cual interesa resaltar tres elementos clave que modelan su visión.

  1. El mundo moderno es un mundo multipolar

Desde Rusia, se entiende que el mundo ha experimentado cambios que han afectado profundamente las relaciones internacionales. A lo largo de la primera década del siglo XXI se ha ido superando los rezagos de la dinámica de bloques que dejó la Guerra Fría, lo que ha jugado en favor de una diplomacia de redes (network diplomacy) permitiéndose una participación flexible en diversas estructuras internacionales. Si bien el poder militar sigue siendo relevante, su rol en la dinámica de los Estados se ha visto limitado y la globalización ha favorecido el uso de diferentes tipos de poder (poder económico y soft power) que han sido instrumentales en el incremento de importancia de otros países en el mundo. Ello, combinado con la progresiva pérdida de poder de Occidente tradicional -EEUU y la UE- ha hecho que la región del Asia-Pacífico tome mayor relevancia. Así, hoy se ve el surgimiento de un nuevo orden mundial: un sistema internacional multipolar que realmente refleja la diversidad de intereses que conviven en el mundo (Ruiz, 2013; The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation, 2013, 2016).

La idea del multipolarismo se relaciona con el balance del poder y para lograrlo las condiciones actuales favorecen la participación en espacios de cooperación multilateral por sobre las alianzas militares (The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation, 2008, 2013, 2016). Según Lukyanov, el multipolarismo puede entenderse como una estructuración del sistema internacional basado en la agrupación de intereses económicos alrededor de países que funcionan como centros de crecimiento económico (2010, p.24). Dichos países se convierten en los polos de poder en sus regiones y Rusia persigue la idea de ser uno de ellos.

  1. La primacía del derecho internacional

Desde el 2008 todos los Conceptos de Política Exterior han incluido una sección sobre la importancia de promover el respeto a las normas del derecho internacional, siendo esto reconocido como una prioridad rusa para enfrentar los desafíos globales. Así, hay interés en un sistema internacional que repose sobre el derecho internacional en tanto este sirva como guía de conducta para los Estados.

Si se tiene en cuenta que el orden multipolar implica reconocer la existencia de diversos modelos culturales y de desarrollo que serían representados por los polos regionales, vemos cómo este orden se vería beneficiado de una base legal sólida sobre la cual construir relaciones interestatales. En particular, Rusia resalta la necesidad de respetar el principio de soberanía estatal y la no intervención de terceros en asuntos internos de los Estados (The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation, 2000, 2008, 2013, 2016). Parte del discurso ruso recoge una crítica hacia Occidente, en tanto este se ha servido del manto de las "acciones humanitarias" y la aplicación del right to protect para justificar la violación los principios del derecho internacional e interferir en asuntos domésticos de los Estados, en algunos casos con intención de promover su modelo de valores, lo que acrecienta las tensiones entre pueblos y genera la pérdida de confianza en el derecho internacional (The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation, 2000, 2008, 2013, 2016; Lukyanov, 2010). Ejemplos de ello son el apoyo de Occidente a las revoluciones de color que se dieron en algunos países del near abroad (área ex-soviética que Rusia considera como su espacio de influencia natural) con lo que llegaron al poder gobiernos hostiles hacia Rusia (Ruiz, 2013).

  1. El papel central de la ONU

Si bien ha habido una crítica hacia instituciones internacionales como la ONU, el FMI y la OTAN, en tanto fueron establecidas en otra época y necesitan reformarse a la luz del nuevo sistema internacional (Lukyanov, 2010), Rusia considera que la ONU debe permanecer como el organismo clave en la esfera internacional pues no existe ninguna organización similar que pueda servir como alternativa viable, ya que la ONU es el único organismo internacional que agrupa a todos los países soberanos reconocidos y aún conserva legitimidad a ojos de los Estados. Dado que es un organismo propicio para fomentar el diálogo entre civilizaciones, es un punto de interés de la política exterior rusa promover el fortalecimiento de la ONU en cuanto a su capacidad para responder a cualquier situación que se presente en el sistema internacional y para actuar de forma independiente (The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation 2000, 2008, 2013, 2016).

Dentro de la ONU, Rusia resalta la importancia del Consejo de Seguridad y la necesidad de volverlo más efectivo y representativo, aunque manteniendo a los miembros permanentes de los cuales Rusia es parte. El Consejo de Seguridad es el órgano en el que deben darse las discusiones referentes a las acciones que apuntan a mantener la paz y seguridad en el mundo, especialmente en lo relacionado a la autorización del uso de la fuerza por parte de los Estados. En este punto del discurso ruso se inserta otra crítica a Occidente que en diferentes oportunidades ha llevado a cabo acciones de intervención unilaterales prescindiendo del consentimiento del Consejo de Seguridad. Los ejemplos clásicos que se mencionan son el ataque a Serbia durante la crisis de Kosovo en 1999 y la ocupación de Iraq por Estados Unidos y sus aliados en el 2003 (Ruiz, 2013).

A manera de conclusión

La política exterior de un país responde a sus intereses particulares, que a su vez son influidos por su visión del mundo y el papel que percibe tener en este. Entender de forma general las fases que ha tenido la política exterior rusa y las ideas que acompañan su visión del sistema internacional no significa dejar de criticar las acciones que este país haya tomado que puedan considerarse condenables, pero sí resulta útil para obtener un panorama más completo y menos parcializado que permita una mejor comprensión y análisis del porqué de las actitudes y acciones rusas en el mundo.

Referencias bibliográficas

Lukyanov, F. (2010). Russian Dilemmas in a Multipolar World. Journal of International Affairs, Vol. 63, No. 2, pp. 19-32.
Ruiz, F. (2013). The foreign policy concept of the Russian Federation: A comparative study. Recuperado de www.ieee.es/en/Galerias/fichero/docs_marco/2013/DIEEEM06-2013_Rusia_ConceptoPoliticaExterior_FRuizGlez_ENGLISH.pdf
The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation (2000). Foreign Policy Concept of the Russian Federation. Recuperado de www.fas.org/nuke/guide/russia/doctrine/econcept.htm
The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation (2008). Foreign Policy Concept of the Russian Federation. Recuperado de www.en.kremlin.ru/supplement/4116
The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation (2013). Foreign Policy Concept of the Russian Federation. Recuperado de www.mid.ru/en/foreign_policy/official_documents/-/asset_publisher/CptICkB6BZ29/content/id/122186
The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation (2016). Foreign Policy Concept of the Russian Federation. Recuperado de www.mid.ru/en/foreign_policy/official_documents/-/asset_publisher/CptICkB6BZ29/content/id/2542248
Zonova, T. y Reinhardt, R. (2014). Main vectors of Russia’s foreign policy (1991-2014). Rivista di Studi Politici Internazionali, Nuova Serie, Vol. 81, No. 4(324), PP. 501-516

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.