Boletín Año 3 Número 9 | Cambio Climático

 

Resilencia, es un concepto físico, el cual significa la capacidad de la materia para mantener su vigencia ante condiciones adversas. Es una capacidad que la humanidad debe desarrollar para enfrentar el cambio climático, entendida como un incremento de la temperatura originada por los gases de efecto invernadero (compuesto por 6 gases), causado por el hombre, a través de la quema de combustible fósiles lo que genera consecuencias en el sistema.

El Tratado internacional que rige el cambio climático es la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Este instrumento tiene como objetivo: estabilizar la presencia de los gases de efecto invernadero de manera tal que no interfiera influencia antropogénica sobre el clima. Para la adopción de Protocolos y para velar por la aplicación del Convenio se instituyó una Conferencia de las Partes (COP) que se reúne periódicamente y que es asistida en sus tartas por un órgano subsidiario de asesoramiento científico y tecnológico, por un órgano subsidiario de asesoramiento científico y tecnológico, por un órgano de ejecución, y por una Secretaría permanente con sede en Bonn.

En la primera Conferencia de las Partes, que se celebró en Berlín en marzo de 1995, se decidió negociar un Protocolo que contuviese medidas de reducción vinculantes de las emisiones de gases de efecto invernadero para el periodo posterior al año 2000 en los países industrializados. A raíz de la labor desarrollada por un grupo de trabajo ad hoc, el Protocolo fue adoptado el 10 de diciembre de 1997 en la tercera Conferencia de las Partes que se celebró en Kioto, por lo que es conocido como “Protocolo de Kioto”. En ella se estableció metas globales:

  • Reducir el 5.2 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)
  • Compromiso de reducción calculado sobre el promedio de emisiones de 1990 (año base)
  • Reducción entre 2008-2012 (periodo de compromiso)
  • Los obligados son los países del Anexo 1 (países desarrollados).

El presente año se llevará a cabo la COP 21, el cual tiene como objetivo obtener un nuevo acuerdo que sustituya el Protocolo de Kioto y entraría en vigencia en el 2020. En ese sentido, en el presente boletín abordaremos distintos expectativas que se desarrollarán en la próxima COP.

Art1

Rumbo a la COP 21: Las Industrias extractivas en América Latina y el cambio climático

En el presente artículo, la autora analizará la situación de las industrias extractivas en América Latina, como la región con la mayor diversidad biológica en el planeta y alberga a varios de los países megadiversos del mundo. Como esta realidad se ve contrapuesta al gran avance de las industrias extractivas en América Latina que, si bien representan un desarrollo en el aspecto económico y laboral, estos beneficios económicos se ven mermados por un deterioro ambiental significativo para la humanidad.

Art2

¿Vale la pena seguir financiando el cambio climático?

En este artículo, se centrará en el grado de compromiso que un país (miembro del Protocolo de Kioto) adoptará frente al contexto del cambio climático problemático. En ese sentido, los países partes están de acuerdo que hay que emprender acciones inmediatas: el debate consiste en la forma en cómo los actores internacionales pueden incidir en el emprendimiento de dichas acciones. Si a esto se le suma el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas,   consiste en que la contribución de los países debe ser diferenciado, debido a la carencia de homogeneidad en varios aspectos, esto es demuestra un reto que se discutirá en la COP21, donde se pretende llegar a un acuerdo e incluirá obligaciones a todos los países.

Art3

La economía del Cambio Climático

El autor plantea la pregunta: ¿Cuáles son los efectos del cambio climático en el ámbito económico a nivel mundial? ¿Cómo es posible contrarrestar estos efectos? Ante estas interrogantes pretende plantear propuestas entre ellas, una   decisión política de migrar hacia una economía baja en carbono, para lo cual se requiere dos tipos de inversión: el primer tipo de inversión se debe dar en el campo de la investigación, con diagnósticos de vulnerabilidad y con planificación que genere las condiciones para que el país pueda hacer la transición; por otro lado, el otro tipo de inversión se debe dar en infraestructura eficiente para afrontar los efectos del cambio climático: consumo de energía eficiente, alerta de desastres y observatorios climáticos, entre otras previsiones

Art6

Manejo de recursos hídricos y el enfoque de género en zonas rurales: el caso de América Latina

La autora, plantea que los problemas ambientales son multicausales, por lo que sus soluciones deberán integrar variados enfoques, entre ellos el enfoque de género se introdujo como parte de las estrategias a tomar para la preservación de recursos. Asimismo, resalta las barreras impuestas por el género y los silencios o el menosprecio del trabajo femenino bajo el sistema patriarcal.   Este contexto debe ser tomado en cuenta por los organismos transnacionales al momento de implementar políticas que busquen acercar a las mujeres a los espacios de toma de decisiones y de liderazgos reconocidos.

Art5

Respuestas de los estados frente a los efectos del cambio climático sobre el patrimonio cultural

En el artículo se pretende demostrar las distintas repercusiones que trae el cambio climático más allá del medio ambiente o los seres vivos, puesto que no son los únicos afectados. También se ve afectado el patrimonio cultural, tanto arquitectónico como natural, que dada su larga existencia se ve vulnerable a los cambios en las condiciones medioambientales. De igual manera, en la Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático-COP 21 (también llamada, “Conferencia de las Partes”). En ella se buscará una oportunidad para considerar por qué algunos países se oponen, directa o indirectamente, a la adopción de medidas a favor de la protección del patrimonio cultural.

Art4

Cambio climático: causa de los conflictos armados en países inestables

Los autores reflejan las consecuencias del cambio climático en países que atraviesan conflictos armados, que tienen mayor intensidad de repercusión en economías basadas en gran medida en actividades sensibles al clima como es el sector agrario, la ganadería y la pesca. Por ello, se menciona el caso de Siria (sequias, reducción de precipitaciones, etc). Todo ello obligó a que sus ciudadanos se desplazaran hacia la ciudad,  lo que generó una tensión aún más fuerte, ya que en las ciudades hay un índice grande de desempleo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.